PARQUE



La cantera de ocre está hoy cubierta por un bosque encantador, un paseo es imprescindible. Es un parque patrimonial de 1,5 hectáreas con senderos para caminar, descansar en un banco o en una hamaca.


Quizás veas la pareja de ciervos o su cervatillo. Los setos que delimitan el parque están formados por ramas muertas, espinas y arbustos para acurrucar a los erizos.


Es un parque salvaje con cerezos y manzanos centenarios, ciruelos, membrillos, robles, castaños, avellanos, bojes y pinos centenarios. Plantamos árboles nuevos cada otoño para reemplazar los árboles frutales viejos. También hay una pradera de hierbas silvestres, dientes de león y margaritas, ¡la cancha de tenis cubierta de musgo alberga espectáculos y conciertos en verano! Los herrerillos y los pájaros carpinteros verdes silban durante el día, en primavera y en noviembre la migración de las grullas comunes cruza el cielo justo encima de nuestras cabezas.

Descanso en hamaca